¿Cuánto pollo podemos comer según la actividad física?

Si bien consumir carne de pollo provee proteína de fácil digestión es importante comer la cantidad necesaria de acuerdo a la actividad física que realizamos.

La carne de pollo suele ser un alimento habitual en la dieta de todo deportista. Si bien la carne de pollo provee de proteína de muy buena calidad y de gran absorción a nivel biológico, además de tener un bajo tenor graso, es importante para mantener una dieta saludable consumir la cantidad adecuada, según nuestra actividad física.

Por lo general, la dieta de un deportista contiene entre sus nutrientes proteína de pollo, pero lo cierto es que la carne de pollo es ampliamente consumida, no sólo por los deportistas. Esto se debe a que es un alimento relativamente fácil de digerir, así como es fácil su preparación y cocción. Por ello es un alimento que podemos ingerir a diario, pero  a fin de mantener una nutrición adecuada es importante mantener la cantidad de consumo ajustada a nuestras necesidades.

Consumo de carne de pollo para personas con actividad física normal

Por lo general la cantidad de pollo adecuada para una persona con una actividad física promedio es de 200 gramos diarios. Con esa cantidad mantenemos los niveles de proteínas adecuados para estar saludables. Concretamente la carne de pollo nos aporta casi el 100% de la cantidad diaria recomendada de proteínas para una persona normal que no hace deporte, o que realiza una actividad física normal, estándar.. Con estos niveles mantendremos los músculos en perfecto estado, capaces de reponerse de los entrenamientos llevados a cabo a diario. Debemos destacar que la carne de pollo no sólo es rica en proteínas, sino que además contiene selenio en cantidades importantes, además de contener vitamina B6, necesaria para mantener una buena salud cardíaca.

Cantidad de pollo a consumir por deportistas

Un consumo entre 200-400 gramos por día de carne de pollo suele ser la cantidad promedio consumida al día de personas que practican deporte rutinariamente. En este caso en particular, si bien la carne de pollo suele ser bastante magra, es fundamental prestar atención a la parte que consumimos del pollo, ya que no todas las partes del pollo tienen similar contenido graso. En este caso se sugiere consumir la pechuga, que es la parte que más proteínas y menos grasas contiene. Hay que recordar que sea la porción de pollo que se decida comer siempre debe ser eliminada la piel previa a su cocción. Esto se debe a que la piel del pollo es muy rica en grasas.

Esta cantidad de pollo es recomendable para personas que practican deporte y que someten a los músculos a un desgaste que obliga a aumentar el aporte de proteínas de gran calidad biológica a fin de reponer las fibras musculares dañadas por la actividad física. Es importante recordar que para tener una alimentación adecuada, siempre, y más en el caso de un deportista, se debe combinar los alimentos variando el tipo de proteínas que incorporamos en la dieta, ya sea de origen animal o vegetal.

Consumo excesivo de pollo

Se considera que una persona está consumiendo demasiada cantidad de carne de pollo cuando ésta consume más de 500 gramos, esto es particularmente cierto en el caso de deportistas, y más de 200 gramos al día en quienes hacen una actividad física normal o directamente llevan una vida sedentaria. Cuando se consume carne de pollo de manera excesiva el organismo recibe un aporte muy alto de proteínas. Si el pollo es la única fuente de proteínas que tenemos estaremos dejando de lado otro tipo de proteínas necesarias para mantener un correcto funcionamiento corporal, ya que debemos alternar la carne de pollo con tipos de proteínas, tales como las provenientes del pescado, los huevos, los lácteos, y proteínas vegetales. Estos alimentos nos aportarán otro tipo de proteínas y minerales que con el pollo no conseguiremos obtener de manera equilibrada.

Es importante entonces consumir las cantidades de proteínas proveniente de carne de pollo de acuerdo a nuestras necesidades nutricionales, ya que si consumimos altas dosis de pollo se estaría forzando la actividad hepática y renal, siendo esta una situación innecesaria y contraproducente para la salud del organismo.

Recuerda que debemos basar nuestra dieta en una combinación apropiada y variada de alimentos acorde a nuestra actividad física a fin de tener una dieta saludable.

Otros artículos relacionados:
Estudios indican que la leche es perjudicial para la salud
Los refrescos azucarados y lights pueden ser riesgosos para la salud
Fórmula para no envejecer: vino tinto, chocolate y actividad física

Envía tu Respuesta